El futuro del planeta pasa por minimizar el impacto negativo de nuestras acciones y por una mayor sostenibilidad, por lo que cada vez son más habituales las personas que quieren mejorar sus casas, creando ambientes ecológicos y sanos. Si eres una de esas personas, te interesará este nuevo artículo que traemos, en el que te ayudamos a hacer de tu hogar una vivienda más saludable y sostenible.

 

Cada vez es más frecuente la construcción y búsqueda de hogares sostenibles, sin embargo, gran parte de las casas y pisos construidos anteriormente no cumplen con las normativas de una edificación respetuosa con el medio ambiente. Pero ello no significa que, si lo deseas, no puedas hacer de tu hogar un espacio más sano, todo lo contrario. No es necesario comprarse una vivienda nueva para conseguirlo, sino que puedes adaptar tu propia casa para contribuir a crear un mundo más ecológico.

 

El diseño de interiores sostenible ya no es solo una tendencia actual, sino también del futuro, y tanto implica a constructores, como a diseñadores y arquitectos, cuya mayor prioridad es el respeto por el medio ambiente, sin renunciar ni a la comodidad ni al confort. Porque si de algo no tenemos ninguna duda, es de que una casa bonita y cómoda, también puede ser sostenible.

 

Teniendo en cuenta que el 5 de junio fue el Día Mundial del Medio Ambiente y en nuestro estudio apostamos por un interiorismo comprometido con el entorno, te damos algunos consejos para que tú misma puedas convertir tu hogar, en una vivienda más saludable y sostenible.

 

1. Fíjate bien en la orientación de la vivienda

Una buena orientación de la vivienda es primordial para un óptimo aprovechamiento de la luz natural. La clave es poder aprovechar al máximo las horas de sol, ya que la luz natural está considerada la mejor luz que puede haber en un espacio interior. Si estás buscando un piso o una casa, no olvides, sobre todo, revisar que tenga muchas entradas de luz y que esté orientado al Sur, Suroeste o Sureste, para poder recibir los máximos rayos de sol posible.

 

Aunque parezca una nimiedad, es uno de los factores más importantes en el momento de elegir una vivienda, ya que de ello dependerá la sensación de bienestar que obtendremos. La calidad y cantidad de iluminación del sol que recibimos en el hogar influye directamente en nuestra calidad de vida, pasando a ser un factor más importante, que por ejemplo, las vistas que vayamos a tener.

 

2. Reutiliza elementos como, por ejemplo, los muebles

vivienda más saludable y sostenible

 

Si aún no lo has hecho, debes empezar a pensar en la reutilización de objetos y muebles, en vez de invertir en la compra de otros nuevos. Incluso, en algunos países, como es el caso de Holanda, se están empezando a reutilizar los edificios abandonados en lugar de ser demolidos. De esta forma tienen una segunda oportunidad. Así que, ¿por qué no hacerlo también en tu casa? En vez de crear mobiliario nuevo o comprarlo, puedes utilizar preciosos muebles antiguos reciclados. Algunos se siguen conservando a la perfección y otros, solo necesitan un poco de restauración para conseguir una pieza sostenible e interesante al mismo tiempo.

 

Dales una segunda vida a los objetos, tanto para ayudar a tu economía, como para contribuir a la mejora del medio ambiente.

 

3. Realiza un buen aislamiento de tu hogar

vivienda más saludable y sostenible

 

Un aislamiento correcto de techos, paredes y suelos te ayudará a reducir el consumo en calefacción y aire acondicionado, ya que en muchos casos en los que no hay un buen aislamiento, llega a producirse un gasto energético más elevado del que sería deseable, especialmente si se vive en una planta baja.

 

Así pues, es muy importante disponer de doble o triple cristal en las ventanas (también te ayudará a reducir el ruido acústico), eliminar cualquier puente térmico existente y hacer un correcto aislamiento del suelo con láminas y foams indicados para ello.  Además de evitar la contaminación, ahorrarás energía.

 

4. Opta por instalar fuentes de energías renovables

vivienda más saludable y sostenible

Si vives en una zona con muchas horas de sol, te encuentras en el lugar indicado para optar por la instalación de placas solares fotovoltaicas, y así aprovechar toda esa luz solar. Las placas fotovoltaicas son consideradas una fuente de energía limpia y ecológica, ya que se produce en el mismo lugar donde se consume.

 

La verdad es que con el clima que tiene gran parte de España, nos permite aprovechar la luz del sol e incluso, utilizarla prácticamente todo el año. Aunque sabemos que es una gran inversión, el ahorro será notable a largo plazo, y aún más, si tenemos en cuenta que recursos como el gasoil se están agotando.

 

La instalación de paneles solares, no solo sirve para calentar la vivienda, sique también puede emplearse para ahorrar en energía y contaminar menos al usar los electrodomésticos.

 

5. Dispón plantas, tanto de exterior como de interior

vivienda más saludable y sostenible

 

Si tienes terraza, balcón o jardín, aprovéchalo para plantar varios tipos de plantas e incluso cultivar un pequeño huerto. Y es que, cualquier zona exterior es perfecta para llenarla de plantas y hortalizas, pues además de purificar el aire y proporcionar aromas agradables, también puedes llegar a obtener tus propios alimentos.

 

¿Alguna vez te has planteado ajardinar la parte superior de la casa? Ahora mismo está cobrando mucha fuerza, ya que produce un efecto bodega muy agradable y positivo, optimizando la sostenibilidad del lugar en el que vivimos. Pero también puedes decantarte por un jardín vertical en el interior del hogar o simplemente disponer varias plantas de interior. Verás que ayudan a decorar el espacio, además de filtrar y purificar el aire, reducir el estrés y minimizar la electricidad estática de tu vivienda.

 

6. Instala sistemas automatizados

vivienda más saludable y sostenible

 

Aunque a simple vista parezca contradictorio, la tecnología puede ser nuestra gran aliada para conseguir un hogar sostenible. Un buen ejemplo de ello es la domótica, que consiste en la integración de la tecnología en una vivienda, capaz de automatizarla con la posibilidad de programar y controlar de manera remota el sistema de seguridad, de calefacción, el apagado y encendido de luces, etc. Consiguiendo así, un estilo de vida más cómodo, seguro y sostenible.

 

Gracias a esta tecnología, es posible saber dónde y cuándo se gasta energía, comprobar si todos los dispositivos están apagados (estando fuera de casa) e incluso encender y apagar la calefacción a distancia. De esta forma es posible evitar un derroche innecesario de energía, junto a un importante ahorro económico.

 

7. Apuesta por la iluminación Led

vivienda más saludable y sostenible

 

Apostar por las bombillas LED (Lighting Emitting Diode) hoy en día parece de lo más obvio y común, pero la verdad es que aún hay hogares que no utilizan este tipo de iluminación imprescindible para una casa sostenible.

 

La luz es una de las necesidades más importantes de la vivienda, sobre todo en las horas en las que no disponemos de luz natural. Además, supone una quinta parte de nuestro consumo eléctrico total, por lo que la iluminación LED será ideal, tanto por su bajo consumo, como por su alta eficiencia y alta durabilidad. Y aunque su precio puede ser un poco más elevado, el ahorro de energía es mucho más grande que utilizando bombillas tradicionales, a la vez que dicha energía es más ecológica, gracias a sus componentes químicos que no incluyen mercurio, tungsteno ni ningún resto de productos tóxicos.

 

8. Utiliza materiales que no contaminen

vivienda más saludable y sostenible

 

Otra forma de conseguir que tu casa sea más ecológica consiste en elegir materiales que no contaminen, ni durante su proceso de producción, ni durante su puesta en obra. Si estás pensando en hacer reformas en casa, entonces es muy buen momento para escoger bien teniendo en cuenta que muchos de los materiales contaminantes como el PVC o los disolventes pueden provocar alergias, dolores de cabeza, trastornos respiratorios, y otros problemas relacionados con nuestra salud. En su lugar, una buena opción es utilizar colas naturales y/o instalar elementos y mobiliario de madera y sus derivados, ya que la madera es un material biodegradable y además, es también biofílico, por lo que nos proporciona bienestar, confort y serenidad.

 

También puedes ser más sostenible y ganar en salud para ti y tu familia, utilizando pinturas y barnices naturales, libres de sustancias volátiles y tóxicos. Las pinturas ecológicas se componen de agua, yeso, cal, arcillas y otras sustancias que no afectan a la salud y tampoco contaminan al fabricarse, a diferencia de las pinturas tradicionales, con bases plásticas. Además, empleando pinturas ecológicas, evitarás malos olores y posibles intoxicaciones.

 

vivienda más saludable y sostenible

 

A veces, con algunos pequeños gestos como utilizar pintura ecológica, iluminación LED o muebles de segunda mano, podemos hacer de nuestro hogar un lugar sano y respetuosos con el medio ambiente. Con ello no solo ganamos en salud, sino que ayudamos a mejorar tanto nuestro entorno como nuestra propia economía, reduciendo las facturas del consumo de energía y agua. Introducir estos pequeños cambios supone una forma muy eficaz de conseguir una vivienda más saludable y sostenible, sobre todo cuando se trata de casas construidas con anterioridad a la aplicación del código técnico de la edificación.

 

No es de extrañar que la creación de viviendas más sanas se haya convertido en una tendencia que no deja de crecer y extenderse en el mundo del diseño de interiores, porque en el momento de elegir un nuevo hogar, no solo influye que tenga un buen diseño adaptado a nuestro actual estilo de vida, sino que cada vez más, se demanda que sea un lugar ecológico y de bajo impacto ambiental.

 

 

Te regalo nuestro e-bookTodo lo que necesitas saber antes de emprender la reforma de tu casa

Dejanos tus datos y te lo enviaremos a tu correo electrónico

    Y acepto recibir vuestra Newsletter (no te preocupes que no te enviaremos spam).

    This site is registered on wpml.org as a development site.