¿Estás preparado/a para despedirte del televisor?

Aunque parezca algo muy improbable, todas las señales indican que vamos encaminados hacía un futuro con salones sin televisión.

 

Todo cambia con el paso del tiempo, sobre todo la tecnología, por lo que no es de extrañar que un dispositivo como el televisor esté en constante evolución.

Teniendo en cuenta que cada vez más jóvenes se entretienen con Youtube y otras plataformas utilizando la tableta, el ordenador, el portátil o el móvil, si el televisor quiere adaptarse a las nuevas generaciones, es necesario que se reinvente.

 

Como no podía ser de otra manera, a la TV le ha salido un competidor: el proyector. Y aunque los proyectores llevan años existiendo, han sido, hasta el día de hoy, los grandes olvidados. Puede que no sean los sustitutos de nuestra televisión de manera inmediata, pero todo parece indicar que lo serán a corto o medio plazo.

 

Queremos pantallas más planas, más grandes y con más comodidades, y actualmente un proyector cumple con todas estas expectativas. ¿Te imaginas en tu salón viendo una película a lo grande, como si estuvieras en un cine?

 

Salones en los que proyectar lo que desees

salones sin televisión

 

Los salones sin televisión ya empiezan a ser una realidad. Son muchos los hogares que apuestan ya por el proyector. Tanto es así, que este año el supermercado Lidl sacó un par de ellos a la venta de la marca Philipps, con muy buenas prestaciones y precio, dispuestos a desbancar a los televisores que tenemos en casa.

 

Los proyectores están evolucionando a una velocidad de vértigo, cada vez son más pequeños, fáciles de transportar, y con una calidad de imagen y de sonido que mejora día tras día. Algunos modelos del mercado emplean incluso la tecnología láser proporcionando mayor versatilidad al usuario.

 

salones sin televisión

 

No cabe duda de que tras la pandemia se ha acelerado la necesidad de mejorar nuestros hogares y pasar más tiempo en ellos, por lo que no es de extrañar que sea una tendencia al alza querer disponer de una gran pantalla, sin tener que ocupar el espacio del salón y sin tener que desplazarse hasta el cine.

 

Tenemos nuevas necesidades, queremos novedades, y la televisión empieza a ser un electrodoméstico del pasado. Éste es el momento que está aprovechando el mundo de los proyectores para atraer a toda una nueva generación que cada vez se identifica menos con “sentarse a ver la tele”.

 

Si ya eres usuario de estos dispositivos, sabrás que hacen que la experiencia cambie de forma espectacular, pues proporcionan una sensación parecida a la que teníamos años atrás cuando acudíamos a las salas de cine, pero con toda la flexibilidad y la variación que ofrecen internet y las nuevas tecnologías.

 

Actualmente hay una competición que es y que va a seguir siendo dura, pues la televisión no está dispuesta a apartarse fácilmente, y sigue avanzando hacia tamaños más grandes, más económicos y facilitando la conectividad en casa.

 

Los proyectores del futuro ya están aquí

salones sin televisión

 

Es cierto que muchos de nosotros aún tenemos en mente esos proyectores tan enormes colgados del techo y orientados hacia una pared, donde se desplegaba una gran tela a modo de pantalla. Pero esto es ya agua pasada, y supone un alivio para los diseñadores de interiores, porque seamos sinceros, estos aparatos no eran precisamente los elementos más bellos a incorporar en el diseño de una vivienda.

 

Gracias a la gran evolución que han experimentado en los últimos años, los proyectores, han dejado de formar parte únicamente del ámbito educacional y profesional, pasando a acompañarnos también en nuestros hogares.

Los proyectores han mejorado tanto que han sustituido la fuente de iluminación obsoleta que tenían por sistemas de proyección más optimizados como el LED y el láser. Un antes y un después en la calidad de la imagen, consiguiendo alta definición y una resolución en 4K. Además, actualmente disponen también, de una mejor optimización del consumo, con mucha más durabilidad, que puede alcanzar hasta los 15 años.

Además de todas las ventajas mencionadas, los actuales proyectores, de tamaño y peso reducidos, resultan muy cómodos para poder llevárnoslos donde queramos, y esto es algo que, de momento, es impensable con un televisor.

 

La experiencia del visionado que ofrecen los proyectores es mucho más cercana a la que tenemos en un cine, y eso marca una gran diferencia, teniendo en cuenta que cada vez contamos con más entretenimiento, con todo tipo de películas, series, documentales y un sin fin de opciones, con las que queremos disfrutar de forma cómoda y confortable, a un precio sin duda asequible.

 

salones sin televisión

 

Empezamos a ver la televisión como algo anticuado y para algunas nuevas generaciones, ya forma parte del pasado. Por todo ello, nos preguntamos si vamos encaminados hacía un futuro con salones sin televisión. ¿Cómo hará variar este hecho la distribución de nuestros salones?

 

Los proyectores vienen pisando fuerte y están mejorando a una velocidad arrolladora. Ganan terreno, están adentrándose en nuestras casas, y éstas verán modificada en breve, la distribución del mobiliario en su estancia principal.

 

Muy pronto veremos salones con paredes vacías y sin estanterías, con sofás modulares, móviles y ergonómicos, donde lo verdaderamente importante va a ser el wi-fi y la flexibilidad funcional para poder adaptarse a las diferentes situaciones de entretenimiento que ya estamos experimentando.

 

El mobiliario, la iluminación y posiblemente también los revestimientos, deberán seguir evolucionando, pero quizás deberán hacerlo poniendo también el punto de mira en cómo cambia la manera de habitar el salón de nuestra casa.