Proyecto y obra de reforma de local comercial para la actividad de inmobiliaria

Aunque el local ya llevaba años funcionando como inmobiliaria, los promotores querían renovarlo para que el espacio transmitiera sus valores, su estilo y su filosofía de trabajo, poniendo de relieve conceptos como “transparencia”, “honestidad” y “trato amigable”. Además, el proyecto también debía facilitar que, tanto los trabajadores de la empresa como sus clientes, se sintieran como en casa, de forma que el espacio resultara agradable, armónico y muy funcional.

Con este fin se empleó una paleta de color neutra en la que la madera y las notas de color de los cojines, aportaban el contraste necesario para que se percibiera cierto dinamismo sin que ninguna área quedara demasiado llena ni se estrecharan las zonas de paso, lo cual, no fue fácil, dadas la forma y las dimensiones del local.

Inicialmente sólo se usaba la planta a pie de calle y con la reforma se abrió la escalera y se adaptó para que la bajada a la planta sótano fuera cómoda, segura y quedara bien iluminada. La planta sótano se dotó de una zona office con mesa para reuniones, una iluminación adecuada y se insonorizaron las instalaciones del edificio que cruzaban por esta estancia, haciendo que pasaran desapercibidas.