Posiblemente al oír hablar de retail lo primero en lo que piensas es en una tienda de moda, pero esta palabra inglesa significa mucho más, y es que aún existen varias confusiones alrededor de este término. A continuación, te desciframos las claves del retail y la importancia que conlleva el diseño de espacios interiores para el éxito de este sector.

 

¿Qué es el retail?

retail

Antes de empezar a hablar de retail es importante definir su significado. Seguidamente te mostramos la definición que puedes encontrar en Wikipedia:

El retail, también conocido en español como venta al detalle o comercio minorista, es un sector económico que engloba a las empresas especializadas en la comercialización masiva de productos o servicios uniformes a grandes cantidades de clientes. Es el sector industrial que entrega productos al consumidor final.

Vemos entonces, cómo este término engloba un tipo de negocios que tienen como objetivo la venta al por menor y directa de productos a compradores finales para su consumo y no para revender. Además, hay que tener en cuenta que, por norma general, este sector representa la forma más común de comercio online y el grueso de las tiendas de ecommerce.

 

retail

Las empresas retail se pueden diferenciar según el producto que venden y las características de cada establecimiento:

  • Tiendas por departamentos: son aquellas que ofrecen un gran número de productos específicos según el sector retail al que se dedican. Las más comunes son las tiendas de ropa y complementos de moda, de mobiliario o de libros.
  • Supermercados: forman parte de uno de los sectores más conocidos en el retail. Ofrecen al consumidor alimentos y productos básicos para el hogar en grandes volúmenes.
  • Tiendas de conveniencia: se trata de las tiendas que ofrecen productos cotidianos que buscan cubrir necesidades urgentes. Además suelen tener unos horarios muy específicos, abriendo todos los días de la semana y más de 18 horas al día.
  • Tiendas de descuentos: basan su política en ofrecer productos con grandes descuentos, por lo que su negocio consiste en manejar grandes cantidades de productos, permitiendo ofrecer descuentos altos al consumidor.
  • Outlets: este tipo de establecimientos ofrecen productos que tienen taras o que, sobre todo en el caso de la moda, son de temporadas pasadas, por lo cual el precio siempre estará rebajado.

Llegados a este punto, en el que ya sabemos un poco más acerca de este término inglés, nos preguntamos por qué, con el tiempo, hemos empezado a hablar de retail sustituyendo, de esta forma, los clásicos conceptos de “venta al detalle” o “comercio minorista”.

¿Por qué hablamos de retail reemplazando la palabra comercio?

retail

Con la globalización y el uso del inglés como lengua común entre todos los países, hemos adoptado conceptos como retail, haciéndolo nuestro. Al final es una forma más fácil y rápida de decir “venta al detalle”, un término que sólo se entiende en la lengua española.

Pero, existen otras palabras relacionadas con retail, como comercio y que pueden llevar a la confusión. En este caso, el comercio consiste en el intercambio y/o flujo de mercancías con destino a la venta, producción o transformación. Un término que resulta ser más amplio que el de retail

Finalmente, nos gustaría hacer un apunte. Teniendo en cuenta que existen grandes multinacionales en el mundo de la moda, no es de extrañar que en este sector se haya introducido con facilidad el vocabulario inglés, y que ello haya supuesto, que muchas personas relacionen el vocablo retail solo con el sector de la moda, cuando en realidad, engloba a empresas de todo tipo.

 

Beneficios que aporta el retail design

El retail design, también conocido como diseño de espacios comerciales, consiste en transformar una tienda en un espacio en el que los consumidores se sientan cómodos y atraídos con el fin de que disfruten de la visita, deseen volver y se conviertan en compradores. Y es que para vender no basta solo con abrir un negocio, sino que éste debe sorprender e invitar a compartir la experiencia que su local, junto con su producto/servicio, ofrece. Para lograrlo interviene el diseño de interiores combinado con aspectos de arquitectura, de publicidad y de estrategia para la exposición y venta de productos.

Cualquier tienda tiene como objetivo la venta, por lo que es muy importante crear un espacio que llame la atención de potenciales clientes y los fidelice con una experiencia de compra unida a la imagen y a la filosofía del comercio. Para ello es primordial tener en cuenta los valores de marca y los gustos del consumidor, por lo que, lo más importante es conocer bien cuál es el perfil de cliente de cada negocio. Un diseño retail bien ejecutado ayudará a aumentar las ventas de cualquier comercio, porque resolverá necesidades o deseos emocionales de los consumidores a los que se dirige.

Por otro lado, es de suma importancia adaptarse a los tiempos y actualizarse, evitando quedarse atrás. Hoy en día ya no es suficiente con tener un bonito local y un buen producto, ya que los compradores actuales priorizan la experiencia que tendrán en el local, por encima del producto que allí vayan a encontrar.

Hoy, se necesita algo más.

Teniendo en cuenta que actualmente la mayoría de las ventas se realizan online, las personas necesitan algo atractivo y diferente en la tienda física, para motivar su visita. En este sentido, algunas marcas ofrecen la posibilidad de acabar personalizando en la tienda el producto que ofrecen, o bien han optado por agrandar la experiencia de lujo y confort de los probadores, entre otras estrategias, pero en cualquiera de estos casos, el diseño del espacio es clave.

 

retail

Como diseñadoras, sabemos que para quienes empiezan y abren un negocio de venta al detalle por primera vez, definir bien la marca y su posicionamiento es crucial.

Esto consiste en mucho más que elegir un nombre y un logotipo.

Consiste en desarrollar toda una filosofía y unos valores que el diseño del local, la imagen gráfica y toda la comunicación, deberán transmitir. El branding de la marca debe ser acertado y estar bien articulado en todos y cada uno de los soportes con los que se va a mostrar al público, y el espacio es sin duda, uno de los más relevantes.

El color, la iluminación, el mobiliario y los materiales deben emplearse estratégicamente para atraer, provocar, potenciar y crear identificación con la marca. Y ello, ¿cómo se consigue?

A continuación, te desvelamos cinco de las claves más importantes del diseño de retail para crear tu espacio comercial con éxito:

 

1. La importancia de un buen escaparate

Nunca debes subestimar el poder del escaparate, pues es lo primero que se ve al llegar al local, y éste puede marcar la diferencia entre decidir entrar a la tienda o pasar de largo.

Es el reclamo de entrada a tu negocio y por este motivo es importante actualizarlo regularmente con una exposición de producto atractiva, sorprendente, exclusiva o muy de tendencia.

Como ejemplo, Zara, que no siempre ha dado importancia a sus escaparates, recientemente ha cambiado su estrategia en las tiendas Zara Home con un exquisito diseño interior y un escaparate al que le saca todo el partido creando escenas deseables, cuidadas al detalle y perfectamente iluminadas.

 

2. Traza el recorrido del cliente en la tienda

Antes de decidir dónde dispondrás cada producto de tu comercio, deberás planificar el recorrido que quieres que haga el potencial comprador al entrar. Colocar los productos de forma estratégica sin duda influirá en su posible decisión de compra.

Se han realizado investigaciones acerca del diseño de comercios minoristas que demuestran que la mayoría de las personas se desvían hacia la derecha al entrar en un local. Por ello, se recomienda normalmente, que el trayecto empiece por este lado, tal como hace Flying Tiger Copenhagen.

 

3. Haz uso del storytelling

El storytelling es el arte de contar una historia con el objetivo de conectar emocionalmente con el consumidor.  Es una poderosa herramienta que, bien empleada, puede ayudarte a fidelizar al cliente.

Crear diseños que cuenten historias para identificar tu marca y transmitir los valores de ésta es una gran oportunidad para despertar interés y ofrecer una experiencia emotiva y personalizada al consumidor.

Un gran ejemplo de ello lo constituye el concesionario Lync&Co, que recientemente ha abierto sus puertas en el centro de la ciudad condal.

 

4. Realiza una iluminación perfecta

Tenlo muy claro: la iluminación de tu negocio es una poderosísima herramienta para ofrecer una experiencia de compra positiva a tus clientes.

La iluminación debe permitir apreciar cada producto con detalle, potenciar el atractivo de los artículos y, además, debe ofrecer máxima sensación de confort dentro del local.

Con este fin, debes tener en cuenta la potencia de la luz, el color, su reproducción cromática, la apertura del flujo, su ubicación y por supuesto, la forma de la luminaria, para crear diferentes efectos y escenarios dentro del espacio. De nuevo, las tiendas Zara constituyen un buen ejemplo de buena iluminación en el interior de sus tiendas, pero también lo son Bimba y Lola, Sephora o Apple.

 

5. Innova con el diseño de la tienda

Estar al día de las últimas tendencias en comportamiento de compra de los consumidores, en tecnología y en materiales para actualizar tu negocio y destacar con tu posicionamiento, puede ser vital para tu negocio.

Analiza tu entorno, tus competidores y adéntrate en las novedades que pueden servirte como palanca para diferenciarte.

Todo ello te ayudará en el diseño de tu tienda para que llame la atención y ofrezca una experiencia de compra positiva y bien adaptada a la expectativa y a la necesidad emocional del cliente actual.

El retail design está en constante evolución y es importante mantenerse al día si quieres llegar a las generaciones más jóvenes, que son, aunque pueda parecer contradictorio, las más exigentes. Adidas o Nike, ambas con tienda en el Paseo de Gracia de Barcelona lo han tenido claro y han apostado por la innovación tecnológica y el diseño de sus espacios para mantener y fidelizar, todavía más si cabe, a su clientela.

 

¿Por qué el retail es presente y futuro?

retail

Muchos de los negocios que han funcionado durante años, ahora se encuentran con que sus ventas disminuyen o hasta están en una caída en picado. Esto es porque los hábitos y estilos de vida del consumidor han cambiado.

Hoy, las tiendas deben estar pensadas para los consumidores, no para los productos. En consecuencia, los retailers tienen la responsabilidad de actualizarse constantemente para estar allí donde se encuentran tanto sus clientes como sus potenciales. Aunque el canal de venta es relevante, todavía lo es mucho más la experiencia de compra en la tienda física.

No lo olvides: El presente y futuro del retail pasa por priorizar al ser humano.

Se creía que con la era de la compra online habría un cierre masivo de tiendas físicas, cambiando por completo el concepto de venta, pero no ha sido así en absoluto.

El concepto de tienda se ha reforzado aún más, creándose nuevos formatos totalmente distintos, en los que vivir experiencias positivas y en los que el diseño de espacios , juega un importante papel.

 

retail

La clave de la tienda física de ahora y del futuro, está en incorporar tecnología e inteligencia artificial junto a contenidos experienciales y personalizados para los consumidores. La evolución de los locales a pie de calle pretende transformar el proceso y experiencia de compra en algo más sencillo, cómodo y rápido, garantizando eficacia y seguridad, pero, ante todo, emociones.

Al final, las personas compramos más en las tiendas que nos ofrecen experiencias emotivas que luego nos guste recordar.

Todo parece indicar que, para conseguir que cualquier comercio abra sus puertas con éxito de ventas, tanto en el presente como en el futuro próximo, es imprescindible un modelo de negocio híbrido, en el que el mundo digital y el físico estén perfectamente conectados. La tecnología y el data son fundamentales para transformar los formatos actuales del retail, aunque probablemente solo conseguirán el éxito, aquellos locales que sepan encontrar su posicionamiento y realmente se enfoquen en entender las necesidades de sus clientes, generando experiencias de compra con las que se puedan identificar y que consigan marcar la diferencia.