Las obras de reforma suponen un problema engorroso y complicado para muchas personas. Por ello dedicamos este artículo a explicar cómo conseguir una reforma segura, ágil y efectiva.

 

Lucía estaba muy ilusionada con arreglar el baño, la cocina, y todas las ventanas y puertas de su vivienda. Pero la ilusión se convirtió en una pesadilla. Una reforma que en principio no habría de acarrear apenas complicaciones y debería haberse realizado sin problemas, resultó un desastre de principio a fin.

Ella y su marido decidieron contratar a un profesional que les habían recomendado, pero resultó ser un impostor. Dejó la obra a medias, con solo un 15% acabado y se marchó sin terminar el trabajo. Se quedaron con la obra inutilizable y el sacrificio de vivir fuera de casa, con el gasto extra que tal situación comporta. Decidieron entonces buscar otro profesional que les acabara la reforma, esta vez con mucho cuidado y preocupación. Pero no resultó fácil, ya que muchos rechazaban hacerse cargo de unas obras mal planificadas o presentaban unos presupuestos superiores al coste inicial.

 

Esta historia y muchas otras con matices y detalles similares ocurren con frecuencia cuando nos proponemos realizar una obra de reforma. Compensamos con ilusión la sombra de temor que surge al pensar en las dificultades y gastos. Queremos mejorar nuestra vivienda y a la vez nuestra calidad de vida, pero las obras avanzan lentamente y sin coordinación, de modo que los resultados quedan lejos de nuestras expectativas.

 

En cualquier circunstancia, sean cuales sean los problemas, podemos asegurarte que es posible reconducir el proceso y terminarlo de forma satisfactoria.

obras de reforma

 

Estos son los problemas que con mayor frecuencia se observan en una obra de reforma mal diseñada, mal planificada o realizada por profesionales mediocres:

 

  • Escapes agua. Los escapes o fugas de agua es uno de los principales errores que nos podemos encontrar. Pueden causar pérdidas económicas importantes y derivar en problemas más graves con el tiempo. Además, en función del tamaño de la fuga, es probable que llegue a crear humedades en la zona, dañar muebles e incluso afectar al inmueble de algún vecino.

 

  • Falsas conexiones eléctricas. Una deficiente instalación de los mecanismos eléctricos puede conllevar que nos encontremos con que algunos enchufes no funcionen correctamente, bien sea porque se hay un cable suelto en una regleta de empalme o se ha dejado una falsa conexión (lo que puede provocar un mal contacto con el consiguiente sobrecalentamiento del cable eléctrico).

 

  • Puentes térmicos. Son muy frecuentes en las tapas de registro de persianas y alrededor de los mecanismos eléctricos que se colocan junto a las ventanas y balconeras, en paredes de placas de yeso laminado o en fachadas con cámara de aire.
  • Agua caliente en el inodoro. Ocurre cuando el operario realiza la instalación de agua de forma errónea y se equivoca al conectar los tubos de agua caliente y fría, intercambiándolos; por donde debería pasar agua fría, coloca el tubo de agua caliente.

 

  • Techos abombados. Esto sucede al colocar un falso techo. Si la estructura que aguanta las placas de yeso laminado no está bien colocada y bien repartida, con el tiempo las placas se acaban abombando por su propio peso. Tal vez al principio no nos daremos cuenta, pero en el momento de colocar una cortina, por ejemplo, veremos que el techo no está recto y tendremos dificultades para que la decoración se vea bien.

 

  • Fisuras en las paredes y en los techos. Normalmente se deben a errores o descuidos con la aplicación de masillas en las juntas entre las placas de yeso laminado que conforman los paramentos, o bien en las juntas entre materiales distintos, como yeso laminado y ladrillo. Hay que tener en cuenta también, que tanto en las paredes como en los techos, para reparar una fisura o una grieta existente, es conveniente sanear la zona, poner grapas o malla y enmasillar de nuevo. En estos casos, es fácil que con el tiempo, la grieta de origen vuelva a salir a la superficie si no se asegura muy bien su sellado ante cualquier posible movimiento o vibración que pueda tener el paramento.

 

  • Pavimentos a distinto nivel. Este fallo puede tener lugar cuando no se dispone en la obra los materiales que está previsto colocar en las diferentes estancias. A menudo estos materiales varían de un espacio a otro (por ejemplo, entre los baños y el pasillo o entre la cocina y el salón), y tienen distinto grosor, por lo que es importante que estén físicamente en la obra antes de su colocación y se puedan realizar las correcciones previas en el pavimento que sean necesarias. Cuando ocurre este problema, siempre se puede recurrir a la colocación de una pletina para solucionarlo, pero sin duda todo va a quedar mejor si lo prevenimos antes y se toman las medidas pertinentes para que no ocurra.

 

  • Crujido y abombado del parquet. Este problema no siempre es debido a errores y a menudo es consecuencia de un desequilibrio entre la temperatura y la humedad de la estancia y del material empleado. Algunas veces se soluciona simplemente restableciendo dicho equilibrio ventilando o reduciendo la humedad según sea el caso, y otras veces, la solución pasa por dejar más juntas de dilatación para que el parquet pueda dilatar libremente.

Existen muchísimos posibles problemas más, tanto relacionados con la ejecución de la obra de reforma como con el diseño y distribución del mobiliario en el espacio. Éstos son solo algunos ejemplos, pero en cualquier caso, la gran pregunta es:

 

¿Cuál es la mejor manera de evitar problemas en las obras de reforma?

 

obras de reformaEstá claro que contratar a un profesional cualificado que se encargue y responsabilice de todo el proceso constituye la opción más recomendable. Éste se encargará de dirigir la ejecución de obra, incluidas las licencias y permisos de las obras de reforma necesarios, selección de operarios y seguimiento de todo el proceso, por lo que podrás olvidarte de problemas y tensiones. Además, al final te saldrá más rentable, pues no tendrás que invertir dinero extra en solventar los errores que pudieran cometerse.

Podemos optar por contratar dos tipos de profesionales:

1. Un/a interiorista

Si decides optar por un o una interiorista, es porque también te interesa la estética del resultado final. Quieres que se realice una buena reforma, pero además y sobre todo, te preocupa conseguir un resultado atractivo y acorde a tu estilo de vida. Si este es tu caso, en el momento de contratar a un interiorista, debes fijarte en que tenga experiencia en construcción, ya que hay profesionales de este sector que sólo se dedican a la decoración y carecen de la destreza y conocimientos necesarios para efectuar un buen trabajo de obra.

2. Un/a constructor/a

También puedes contratar a un profesional del sector de la construcción. Ésta es una buena opción si la estética del resultado no es para ti una variable relevante. Nos aseguraremos, en todo caso, de que la persona a contratar cuenta con experiencia probada, requisito imprescindible para garantizar un trabajo satisfactorio.

En ambas opciones, si no conocemos a nadie del sector o no tenemos referencias, debemos llevar a cabo una amplia búsqueda que nos permita dar con el profesional adecuado a nuestro proyecto. Y, sobre todo, tenemos que asegurar que el profesional que escojamos posee suficiente experiencia en obras de reforma similares. Es aconsejable también revisar las reseñas que tienen en Google y en otras plataformas a fin de conocer las opiniones sobre su trabajo. Sin duda los comentarios de otros clientes pueden decantar la elección hacía una empresa u otra.

 

Y si quieres olvidarte por completo, puedes buscar un interiorista que ofrezca la opción de llaves en mano. En este caso, entregas las llaves a la empresa contratada y dejas que ésta asuma todas las tareas hasta finalizar las obras. Es ideal si no dispones de tiempo o no quieres implicarte en el proceso de diseño y construcción de tu nuevo espacio. Sencillamente, desde un inicio deja claro cuáles son las necesidades que pretendes cubrir y cómo te gustaría que fuera el resultado. Una vez definido, la empresa contratada se encarga de todo ahorrando tiempo y preocupaciones, aunque claro está, ello a menudo comporta un precio algo más elevado.

 

¿Cuáles son los pasos a tener en cuenta, previos a las obras de reforma?

 

obras de reforma

Los pasos previos a una reforma son primordiales para que la obra progrese y finalice correctamente. Has de observar al menos los siguientes puntos:

  1. Dedica un buen tiempo a definir bien y planificar la obra que quieres realizar, cuáles son tus preferencias y tus necesidades. Ya que es un proceso que no se realiza con frecuencia, resulta conveniente analizar toda la vivienda con detalle y tener claros los objetivos.
  2. Enumera los cambios que quieras realizar y ten claro cuáles son tus prioridades para poder ajustar el presupuesto y el tiempo. Deberemos tener en cuenta si queremos reestructurar toda la vivienda o solo ciertas estancias; o simplemente realizar algunas reformas, como cambiar la bañera por plato de ducha o viceversa.
  3. Infórmate bien de las licencias exigibles por las diferentes Administraciones para llevar a cabo las obras contratadas, sin olvidar el permiso expreso de la comunidad de vecinos. Si la obra es menor no será necesario pedir ninguna licencia. Si decides contratar a un interiorista o constructor, ellos se ocuparán de cumplir con las normas aplicables.
  4. Emplea una buena parte de tu tiempo en buscar buenos profesionales, que transmitan confianza y profesionalidad; y ante todo, con garantía de seguridad. Reúnete con ellos, ya que podrás evaluar mejor cómo es su trabajo, su experiencia y si encajan con tu visión y personalidad.
  5. Establece unos plazos y solicita un presupuesto. Como sabemos, es bastante común que las obras se alarguen más de lo que habíamos previsto. Por lo que es importante que antes de empezar establezcamos unos plazos para que todo se desarrolle a tiempo.

Además, solicitaremos un presupuesto a la empresa donde queden reflejados los trabajos que se van a realizar. De esta forma contaremos con una garantía en caso de que surjan problemas.

 

obras de reformaEsperamos que este artículo te haya ayudado a ver con otros ojos las obras de reforma, sepas cómo abordarlas y, sobre todo, pierdas el temor o el recelo a abordar el proceso. Siguiendo las pautas que hemos expuesto evitarás la mayoría, si no todos, los problemas. En cualquier caso, confía en el respaldo de un profesional, te ahorrarás muchos dolores de cabeza.

Si estás pensando en reformar tu vivienda y aún tienes dudas, no dudes en contactarnos.

 Estaremos encantados de ayudarte.

Te regalo nuestro e-bookTodo lo que necesitas saber sobre las últimas tendencias en decoración del 2022

Dejanos tus datos y te lo enviaremos a tu correo electrónico

    This site is registered on wpml.org as a development site.